Arte y Arquitectura Informes 

A 200 AÑOS DEL PRIMER GRITO SAGRADO

Dos autores y un arreglador

Según el historiador Ricardo Piccirilli, Vicente López y Planes nació el 3 de mayo de 1784, en Buenos Aires. Hijo de un hidalgo de Santander y de una dama porteña, estudió en la Universidad de Chuquisaca, Bolivia, y se recibió de doctor en leyes.


Lucio V. López, nieto de Vicente López, escribió en la biografía de su abuelo que, la noche del 8 de mayo de 1813, el autor del Himno habría ido a presenciar Antonio y Cleopatra, una obra dramática francesa que buscaba exaltar los valores de la revolución. “Todos los pasajes del drama se aplaudían aplicados a las cosas y a los sucesos”, rememora Lucio en su libro. En los recuerdos del nieto, Vicente López “salió del teatro con el cerebro ardiente, el corazón palpitante, el pecho henchido de inspiración”. “Puede decirse –señala el biógrafo-  que el himno había nacido en ese momento”.

Por su parte, Blas Parera era catalán. Fue autor de tres de las cuatro canciones patrias existentes y, probablemente, también de la primera, cuyo autor musical se desconoce. Según Buch, Parera es elegido “por una cuestión más de competencia técnica que por sus convicciones, de las que se sabe muy poco: es un buen compositor y es el músico que ya está circulando en el circuito revolucionario de aquella época”. En mayo de 1813, Parera tenía 36 años. Había llegado a Buenos Aires a los 20 años y, a partir de entonces, fue maestro de música, compositor y director de orquesta.

En tanto, Juan Pedro Esnaola fue un músico que, entre 1848 y 1860, modificó musicalmente la versión del Himno. Entre los arreglos incorporados, Esnaola habría incluido el interludio que se escucha antes del coro final.

Para Buch, “la versión de Esnaola es importante porque es la versión definitiva que se canta hoy. En cierto momento, elegir la versión de Esnaola es como una apuesta entre todas las querellas que había, y oficializarla como definitiva fue dejar de lado todas las otras versiones”.

A su turno, Musri subraya que fue “la versión de Juan Pedro Esnaola la que se adaptó para voces infantiles con acompañamiento de piano, justamente, para su uso y aprendizaje escolar. El Consejo Nacional de Educación oficializó esta adaptación por Resolución, el 24 de junio de 1942”.

Fecha de Publicación: 2013-05-10
Fuente: Agencia CTyS