Humanidades Noticias 

AVANZAN EN UN CATÁLOGO UNIFICADO

Promueven la inclusión digital en las bibliotecas populares

Un proyecto de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares promueve la integración, digitalización de los registros y herramientas de gestión de todas estas organizaciones, además de brindar asesoramiento técnico y capacitación para bibliotecarios y responsables.


El 23 de septiembre se celebra en Argentina el Día Nacional de las Bibliotecas Populares, en conmemoración del nacimiento de Mariano Moreno, creador en 1810 de la Biblioteca Pública de Buenos Aires (hoy Biblioteca Nacional) y de la sanción en el año 1870, bajo la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, de la Ley 419, el primer soporte legal para la formación de un sistema de bibliotecas populares en el país.

En este marco, la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) avanza en la implementación del Plan Nacional de Inclusión Digital, con el objetivo de proveer a las bibliotecas de herramientas informáticas para optimizar la gestión de los recursos y el funcionamiento general de estas instituciones.

Para ello, las bibliotecas reciben equipamiento informático, conectividad a Internet, asesoramiento técnico y capacitación en tecnologías de la información, en el marco del programa que incluye, además, la distribución e implementación de un software de gestión bibliotecaria desarrollado específicamente para estas organizaciones.

Este software, denominado DIGIPEBE 2010, permite organizar inventarios de libros, préstamos y padrones de socios, entre otras funciones, y también integrar en un catálogo unificado los registros de todas las bibliotecas que utilicen la plataforma, lo que facilita los intercambios interbibliotecarios y la cooperación conjunta entre distintas instituciones.

El Plan comenzó formalmente en el año 2009, pero como explicó a la Agencia CTyS Melina Curia, Coordinadora de la Unidad Técnica de la Conabip, “si bien en ese año fue aprobado por la Secretaría de Cultura, muchos de sus líneas de acción se vienen desarrollando desde fines de 2003, cuando se empezó con los planes de equipamiento informático para las bibliotecas populares, con las capacitaciones y con el diagnóstico de las necesidades de las organizaciones para crear el software de gestión DIGIPEBE”.

Hasta el momento, según datos otorgados por la CONABIP, de las más de 2000 bibliotecas populares del país, 779 adhirieron al Plan de Nacional Inclusión Digital y 533 ya utilizan el software de gestión DIGIPEBE 2010, pero el objetivo del organismo es que puedan ingresar en el programa la mayor cantidad posible de instituciones.

Las bibliotecas populares: un espacio para la comunidad

La primera biblioteca popular de la Argentina se creó en San Juan, en 1866, por iniciativa de Sarmiento. Cuatro años después, el 23 de septiembre de 1870, se aprobó la Ley Nacional 419 para el fomento de este tipo organizaciones. Para la CONABIP, una biblioteca popular es una asociación civil autónoma creada por la iniciativa de un grupo de vecinos de una comunidad, que ofrece servicios y espacios de consulta, expresión y desarrollo de actividades culturales, de lectura y de extensión bibliotecaria en forma amplia, libre y pluralista.

“Una biblioteca popular, además de ser un lugar de acceso y oportunidad para encontrarse con el libro y con la lectura, que es una de sus funciones primordiales, es también un espacio para la construcción de ciudadanía, la participación de la comunidad, el establecimiento y la recreación de los lazos sociales”, destacó Curia.

Además del programa de inclusión digital, la CONABIP implementa el Plan Nacional de Lectura en Bibliotecas Populares que apunta a tres cuestiones fundamentales, que son: financiar proyectos de promoción de la lectura de bibliotecas populares, con la convocatoria por más lectores; premiar los proyectos ya implementados, a través del proyecto Graciela Cabal; y desarrollar campañas de promoción de la lectura de gestión mixta, en asociación con el Estado nacional, provincial o municipal, a través del uso de los bibliomóviles y de los circuitos con los bibliomóviles.

“Otra línea de acción muy importante es el programa de información ciudadana, que busca fortalecer el rol de las bibliotecas populares como promotoras y difusoras del conocimiento de los derechos, para lo cual se formuló una base de dxatos para el servicio de información ciudadana en bibliotecas populares, al que adhirieron más de 650 instituciones”, relató Curia. Este programa capacita a los actores sociales y financia a las bibliotecas para que realicen campañas de bien público y proyectos relacionados con la promoción de derechos.

Fecha de Publicación: 2011-09-22
Fuente: CTyS